La performance de la oposición política en Paysandú parece deslucida; las razones pueden ser diversas. Ensayaremos algunas.

Es indubitable que a la campaña electoral llegó con algunas desavenencias y un parteaguas lo constituyó el impulso al fideicomiso, -con ciertos proyectos asociados-, negociado por la gestión frentista con buena parte del Partido Nacional (PN).

El resultado de la elección departamental fue contundente y, desde allí, el intendente imprimió a su gestión su particular impronta, usando la herramienta del Fideicomiso aprobado, de hasta 25 millones de dólares, discrecionalmente.

Mientras la oposición local se acomodaba y procesaba derrota sin existencia de una evaluación colectiva de la misma, la expresión más vital de la institucionalidad en territorio, la Intendencia, -como otras- contrataba la Fundación correligionaria A Ganar, sobre fin de año, entre otras cosas, para quebrar continuidades laborales en los CAIF, evitar aportes al BPS, meter a trabajar a un puntero procesado por delitos graves, rebajar salarios y mandar mensaje a la gremial que se disciplinó. Fue un gran escándalo con alcance nacional. En el episodio, se pusieron al frente los trabajadores de los CAIF y otras organizaciones del campo popular.

LEER MÁS EN EDICIÓN PAPEL

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Se acaba el recreo del puente? El gobierno anunciará medidas la próxima semana

La semana próxima el gobierno dará a conocer medidas a adoptar en…

Historia del turismo en Paysandú (parte I)

Por Juan Andrés Pardo – Magister en Consultoría Turística egresado de la…

El edificio Torre de la Defensa en Paysandú demandará una inversión de más de 12 millones de dólares

Evocando el Paysandú de otrora, Mario C. Macri fue uno de los…

IAE Salto continúa apostando a la profesionalización del turismo

Esta semana culminó el primer año lectivo para el Instituto de Alta…