Por Horacio R. Brum

La Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual y el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), de Argentina, publicaron hace unos días las Recomendaciones para la cobertura del Mundial de Fútbol Qatar 2022. El documento tiene 21 páginas y en su introducción se dice que fue elaborado por “tres mesas de trabajo en las que periodistas, expertas y expertos relacionados con las ciencias sociales, la comunicación y el estudio o el análisis del fútbol, realizaron aportes sobre los puntos centrales necesarios para tener en cuenta en una cobertura como la del mundial de Qatar.” Más de veinte profesionales deliberaron durante horas y días para recomendar que no se debe hablar de negros sino de afrodescendientes, pero además sostienen que no es correcto vincular la palabra “negro” a hechos negativos o a prácticas ilegales y clandestinas. Así, la frase “Se ve negra la suerte del equipo” debe sustituirse por “La situación en la que se encuentra el equipo es muy complicada” o en vez de decir: “Compró la entrada en el mercado negro”, se tiene que decir: “Compró la entrada en el circuito clandestino”. Esto va más allá de la pacatería inglesa que provocó la multa a Edinson Cavani por referirse a un amigo como “negrito”, pero las autoridades del gobierno argentino que velan por la corrección política en el lenguaje también se ocuparon de la sensibilidad de los animales. No se puede calificar a un árbitro o a un jugador de “burro” ni describir el comportamiento de los hinchas como propio de monos; ¡no sea cosa de que esos inteligentes animales de cuatro patas presenten una queja al INADI o a la Defensoría, o que los mamíferos más cercanos a nosotros en la cadena evolutiva se ofendan por la comparación con esos animales inferiores que son los hinchas violentos! Sí, en cambio, se recomienda alabar a los tigres: “es un tigre recuperando pelotas”. Es que con los tigres no se juega…¡ni al fútbol! En la última página de este documento orientador, un glosario de siete palabras explica términos que los pobres e ignorantes periodistas no conocemos, como “árabe”, “Medio Oriente” o “musulmán” e informa además que el femenino de árbitro es árbitra.

Curiosamente, dada la preocupación por el lenguaje políticamente correcto que refleja el documento, la directora del INADI lo defendió en una entrevista diciendo que “no es una boludez”, porque que su propósito es hacer más inclusiva la comunicación en el fútbol. Para la funcionaria, es inclusivo decir árbitra, pero no es una grosería emplear la palabreja comenzada en b al dirigirse a un periodista.

La expresión de la directora del INADI, pero en afirmativo, cae bien a lo que en estos días unos jovencitos del mundo desarrollado han estado haciendo contra grandes tesoros de la cultura universal. Sopa en lata, puré, tortas y goma de pegar han sido derramados por ellos sobre cuadros como Los Girasoles, de Van Gogh o La Joven de la Perla de Vermeer, con el noble propósito de llamar la atención sobre el cambio climático. En la opinión de estos activistas, la gente no debe preocuparse tanto por la pérdida de unas obras maestras, cuando corre riesgo de destrucción el planeta entero. Al parecer, esa visión simplista y apocalíptica no incluye el sufrimiento diario de los seres humanos, como lo demostró lo sucedido en Berlín durante otra protesta. En esa ocasión, los supuestos comprometidos con el futuro de la Humanidad bloquearon una autopista; cerca del lugar una ciclista había sido atropellada por un camión y por el bloqueo, los equipos de rescate no pudieron llegar a tiempo para salvarle la vida. Ante la condena de la opinión pública y las autoridades, los activistas se quejaron de que los medios de comunicación estaban contra ellos y declararon que si bien lamentaban profundamente la muerte de la ciclista, eran conscientes de que sus protestas tenían efectos “incómodos”.

Tales acciones y el manual para Qatar 2022 son parte de una ola de estupideces cometidas con buenas intenciones que recorre el mundo en estos tiempos. Desde las aberraciones ortográficas del “lenguaje inclusivo” (ese que propone decir “niñes” en vez de niños) hasta el empleo abusivo del concepto de genocidio -ya se habla de “ecocidio”, para referirse a la destrucción de animales o bosques-, cada sector de las minorías activistas interpreta sin un mínimo de objetividad la realidad y la historia, muchas veces desde la ignorancia o sobre la base de conocimientos superficiales,  y no duda en atacar a símbolos y personas que ve como representantes de todo lo que rechaza. Gracias a las redes sociales y a unos medios de comunicación más interesados en informar sobre los conflictos que sobre sus causas, el ruido que hacen esas minorías las transforma en mayorías aparentes, que intentan imponer cambios a contrapelo de la evolución cultural y la voluntad de las mayorías. Algo así ocurrió con el proyecto para eliminar la Constitución chilena impuesta en 1980 por la dictadura de Pinochet; la Convención Constitucional que trabajó durante un año para redactar el borrador de la nueva Carta Magna estuvo controlada por grupos radicales indigenistas, feministas y ecologistas, que elaboraron un texto a la medida de sus intereses. Cuando éste fue sometido a plebiscito, la ciudadanía lo rechazó en forma abrumadora y quedó clara la falta de sintonía de los convencionales con los intereses y sentimientos del promedio de los chilenos.

En 2019 se realizó en Paysandú el Tercer Encuentro Nacional de Mujeres, Lesbianas y Trans. Durante una marcha de las participantes, algunas exaltadas pintarrajearon la base del monumento a Batlle y partes del Obelisco con consignas contra la opresión y la discriminación que dicen sentir, en palabras cercanas a la obscenidad. El monumento a José Batlle y Ordóñez representa al presidente que impulsó la liberación de la mujer en Uruguay, al promover la primera ley de divorcio de América Latina y el voto femenino. Batlle y Matilde Pacheco, que había sido abandonada por su primer marido, convivieron durante varios años, en desafío a los prejuicios de la época e incluso como esposa del presidente de la república (se casaron en 1894, cuando ya tenían cuatro hijos) Matilde tuvo que soportar el desprecio de las “señoras bien” y católicas. Por otra parte, el mandatario creador del Uruguay moderno puso las bases del país laico, con lo cual la Iglesia perdió la capacidad para controlar la vida de los ciudadanos influyendo sobre las políticas del Estado.

En cuanto al Obelisco, es un homenaje a quien terminó en el exilio después de haberlo dado todo para defender a la tierra de los orientales de las invasiones extranjeras; el hombre que sostenía que los más infelices debían ser los más privilegiados y que planificó la primera reforma agraria del continente, para beneficiar en primer lugar a “los negros libres, los zambos de igual clase, los indios y los criollos pobres”: José Artigas.

Esas pintadas en los monumentos sanduceros, al igual que el embadurnamiento de los cuadros famosos o el manual argentino, tienen sus raíces en buenas causas, pero padecen de un mal de estos tiempos: el ensimismamiento con las propias ideas, circunstancias e intereses, abonado frecuentemente por la ignorancia de todo lo que esté fuera de ellos. Conviene recordar las palabras de José Pedro Varela, una de las figuras que por ahora se van salvando de las furias reivindicadoras: “La ignorancia no es un derecho, es un abuso”. Cuando una reivindicación, por más justa que sea, se hace a partir de la ignorancia de los contextos históricos y sociales, así como del desprecio por las sensibilidades y los derechos ajenos, se convierte en un abuso. Además, los cambios sociales no se imponen por decreto ni a los gritos, sino por la persuasión y la educación, y para educar, hay que empezar por demostrar la propia educación.

FOTO

El manual de la zoncera argentino.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Antonella Melano Resio fue electa Alcaldesa en España

Es de origen uruguayo, sanducera para más datos y fue electa hoy…

La Revolución de Mayo en Paysandú: “eran hombres de carne y hueso”

En el tradicional encuentro conmemorativo de la Revolución de Mayo, el cónsul…

“Hola Hong Kong”, aerolínea regala 500 mil pasajes. Vea cómo anotarse

En el próximo mes de mayo en la ciudad china de Hong…

Tres sanduceras participaron en Foro Mundial de Derechos Humanos

El facismo, los discursos de odio y el negacionismo son los flagelos…