Escribe Alejandro González
www.metafisicapostal.webnode.com.uy

De todas las funciones del ser humano, pensar debe de ser la que más usamos y de la que menos sabemos, ya que, desde que nacemos nadie nos enseña a pensar, es mas, mucho de la estimulación de los sentidos nos invita a seguir un patrón, sin siquiera plantearnos la lógica o veracidad del asunto, solo repite ese patrón y estarás bien.
Este artículo no está dirigido a los que simplemente siguen un patrón para estar cómodos y aceptados por la sociedad, sino para aquellos que se rebelan contra esas barreras mentales y deciden hacer algo con este maravilloso recurso creativo que es la mente. Aclaremos que la mente es la hacedora de tu destino, todo lo que tienes y haces, has tenido y tendrás, es producto de tu forma de pensar, de que tipo de pensamientos abrigas todo el día, de donde enfocas tu atención y con que tipo de sentimientos los acompañas. Si tu costumbre es pensar que algo malo va a pasar, vives quejándote de todo lo malo, tienes sentimientos de fracaso y solo pones tu atención en tus deudas o enfermedades, no te sorprendas que tu vida sea un desastre, ya que como dice esta gran Ley del Mentalismo: “lo que tu piensas se manifiesta” “donde está tu atención allí estas tú y en eso te conviertes”.
Por eso, aprender a usar correctamente este maravillosos instrumento que es la mente, se convierte en vital para que tengas una vida dichosa; pero esta mente tiene siete pequeños secretitos que te conviene saber, para volverte en un experto pensador.
1) Ley de substitución: si te descubres pensando negativo, no pelees con tus pensamientos, no los rechaces; la mayoría de la gente dice: “no quiero pensar en esta enfermedad”, pero en realidad al querer rechazar ese pensamiento, solo lo aumentan. La regla es que los substituyas exactamente por el contrario, en vez de pensar en la enfermedad, piensa que ya te curaste; en vez de pensar en las deudas, piensa que ya las pagaste; y así con todo, los pensamientos se substituyen, ya que eres libre de pensar como quieras.
2) Ley de Relajación: el cerebro no tiene músculos, por lo tanto no hagas esfuerzos por cambiar tus pensamientos, hazlo como si solo tuvieras una pluma de ganso en tu mano, suavemente pero con firmeza; declara “no me da la gana pensar negativo, pienso positivo porque quiero”, no importa cuantas veces tenga que repetirlo, hazlo hasta que te polarices.
3) Ley del Inconsciente: todo lo que se repite se vuelve automático porque esta en tu inconsciente; el manejar, el lavarte los dientes, el escribir, muchas veces lo haces pensando en otra cosa porque se ha vuelto inconsciente; el problema es que a veces tenemos grabadas cosas como “no hay plata”, “no sirves para nada”, “eres débil de salud”, y el inconsciente, que es un perfecto secretario, te regala todas esas cosas. El asunto es convencer a tu inconsciente, a través de la repetición y aceptación, de que siempre tienes dinero, de que tu salud es de hierro, o que eres una persona de éxito; una vez que lo convenzas no tienes que ocuparte mas del asunto.
4) Ley de la práctica: si bien el cerebro no tiene músculos, como dice el dicho “la práctica hace al maestro”, por lo tanto debes practicarlo todos los días y de seguro verás resultados.
5) Ley de los dos elementos: si bien estamos hablando de la mente, no existe ningún pensamiento que no vaya acompañado de algo de sentimiento y viceversa; por lo tanto debes considerar que tipo de sentimientos acompañan tus pensamientos minuto a minuto.
6) Ley del crecimiento: mas arriba decíamos “donde está tu atención, allí estas tu”, donde pose tu atención eso va a crecer, porque la atención es la visión de tu mente que alimenta todo aquello que imagine. Por lo tanto, es crucial que aprendas a quitar tu atención de las cosas negativas y dirijas tu atención a lo positivo y constructivo que quieras ver realizado en tu vida.
7) Ley del perdón: no puedes avanzar ni un solo paso en tu vida, si guardas rencores y odios en tu alma, es necesario que aprendas a perdonar y liberar, para que por Ley de Causa y Efecto, tu también seas perdonado y liberado. El rencor encarcela y es el cáncer del alma; el perdón libera y deja crecer lo mejor en ti.

Todas estos pequeños secretos son posibles aplicarlos en tu vida y te darán muchos beneficios; no precisas creerme, es más, pon todo en duda y aplícalo a ver si se cumple en ti; no me digas que es difícil, ya que nada es fácil ni difícil, solo hay que aplicarlo con verdadero interés y esfuerzo equilibrado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

“En mi casa se decía que en dictadura se vivía mejor”

Nota completa a Ana Laura Gutiérrez, una desobediente hija de militar: Por…

Capitán Ramón Larrosa fue condenado a 7 años de prisión por delitos de lesa humanidad

En reciente sentencia definitiva del Juzgado Letrado de Segunda Instancia de Paysandú…

Es época en que las plantas cumplen una segunda etapa de crecimiento

Fabián Mannise Téc: en Jardinería y en Horticultura   Hola amigos, nuevamente en…

Colectivo pide más presencia del Estado para monitorear contaminación en Guichón

Transcurrida la reunión con la Comisión especial de Medio Ambiente de la…